Archivo de la etiqueta: VINCULOS

El arte de pronunciar la palabra

hablarRecientemente nos hemos ido percatando que los muchachos de hoy en día prefieren mil veces textear que hablar via telefonica. A pesar de las facilidades que nos otorgan hoy las compañías telefónicas en cuanto a costo beneficio de los minutos otorgados.  Ellos prefieren el wats, el inbox o Messenger y los SMS (mensajes de texto) pareciera como si hablar les diera pena, como cuando niños en el kínder me pedía mi mamá que cantará la canción que nos dictaron en la escuela y yo me enrollaba de la vergüenza.

Hoy me encuentro estudiando en la escuela de forma presencial y tengo de compañeros a unos cuantos jóvenes a los cuales les cuesta trabajo participar e interactuar en el aula, por lo que la clase se hace un tanto monótona, y por tanto las veteranas participamos más. Menos mal si no sería bastante aburrido escuchar al profesor en un monologo aparte de cansado para él.

Me pregunto si los chavos de hoy que no participan a menudo en la comunicación eficaz se han puesto a pensar que el día de mañana participarán en el área de ventas o desarrollo de proyectos en alguna empresa, o dictaran alguna conferencia o simplemente ocuparan hablar con algún proveedor en otro país vía Skype. Aparte de los beneficios que conlleva articular palabras con sonidos, que activan el centro de atención en el cerebro lo que trae consigo tener una memoria más receptiva. El habla como cualquier órgano de nuestro cuerpo entre más los usamos más ejercitado se vuelve y de otra forma se atrofia y todo lo que lo conecta. Favorece además tener buena ortografía ya que al escuchar la palabra sabemos bien dónde va el acento.

La magia de pronunciar de viva voz las palabras que pensamos y formamos oraciones que igual escribíamos vía mensaje tiene un don, el de la persuasión.

Persuasión: Capacidad o habilidad para convencer a una persona para que haga o crea alguna cosa, empleando argumentos o razones.

Con la persuasión logramos  de una manera más eficaz  nuestros objetivos  o targets  es la entonación, con la entonación nos damos cuenta si el mensaje  que estamos  dando esta  siendo captado en la forma que esperamos con el cliente, de tal manera  también las  pausas  y  el volumen de la voz  nos dan señales  certeras  de que  nos estamos comunicando, aparte de que no tenemos que preocuparnos por  nuestra  ortografía y como muchas veces  pasa, cuando  estamos escribiendo  un mensaje,  alguien de forma simultanea  nos pregunta algo y quiere  una respuesta , en cambio sí nos  ven  con el teléfono en la oreja  respetan el momento y no se enfadan  si  no les contestas de inmediato  aunque sea con un “espérame tantito”

Promover la palabra nos es de utilidad familiar y profesionalmente, ya que en un futuro tanto a los hijos y/o al personal a cargo es indispensable establecer una comunicación en forma hablada, es necesario hablar de forma clara y concisa, establecer lo que queremos transmitir.

¿Por qué es magia?  Por la simple y sencilla que también estás imprimiendo a la palabra pronunciada por ti la intención que lleva la que le quieres dar, el mensaje que quieres transmitir a terceros. También al universo llega más rápido ya que viaja por ondas y carga tu vibración para bien o para mal.

Al comunicarme de forma asertiva estoy poniendo la intención del

Respeto hacia uno mismo.

De ser claro con el mensaje.

Mi forma de hablar me da autenticidad.

Tiene la intención de establecer una estrecha relación e intimar.

Deja claro mi forma de desenvolverme ante las circunstancias.

Establecer relaciones con personas afines y que podamos contribuir de forma óptima a un mejor desarrollo social.

Decretar, mi tono y volumen le dan énfasis a mi mensaje y por tanto soy claro con el universo.

 

-Háblele, háblele y cuéntele, que, aunque lo bueno se cuenta solo, que rico es una buena charla con buena compañía.

 

Saludos y bendiciones

Laura Cevada 5 de sep.2016

¿Con quien van los hijos despues del divorcio?

La pregunta de dónde deben ir los hijos después del divorcio es muy fácil de solucionar: los hijos tienen que ir con aquél de los padres que en los hijos respete más a la otra parte (al padre o a la madre). En la mayoría de los casos es más el padre quien respeta a la madre en los hijos, que no la mujer al hombre. Es una experiencia mía (H. sonríe), pero la mujer puede merecerse el tener a los hijos … aprendiendo a valorar las cualidades de su ex marido en ellos. De lo contrario, lo daña, queriendo y valorando tan sólo una mitad de ellos.

Pregunta:hijoa

Klaus: ¿En qué se nota cuál de los padres respeta más al otro en los hijos?

Bert Hellinger: Lo ves en seguida, y también ellos mismos lo saben en seguida. Si haces la pregunta, sólo tienes que mirar a los padres, y en seguida sabes quién es.

Klaus: ¿Pero podría ser igual alguna vez?

Bert Hellinger: ¡Con esta pregunta te opones!  Si es igual, no hay divorcio.

Ludwig: ¿Son equivalentes las dos frases: “Debe tener los hijos aquél que más respete al otro cónyuge en los hijos” y “El que abandona la relación, no debería recibir a los hijos de premio” ?

Bert Hellinger: De esta forma tan extrema no quisiera firmarlo. Pero muchas veces se pasan los límites, cuando uno engaña al otro y después encima le quita los hijos. Por regla general, es también aquél que no respeta al otro. Sin embargo, son diferentes puntos de vista, y hay un montón de excepciones. Por lo tanto, es importante fijarse detenidamente; esa gran diversidad no puede recogerse en dos frases.

Los padres también deciden con quién van los hijos, y si ellos se vuelven a casar. Si por ejemplo un hombre, que está divorciado y tiene los hijos consigo, quiere volver a casarse y pregunta a los hijos si debe hacerlo, el caso es grave. No es, en absoluto, asunto de los hijos. El lo hace, y los hijos tienen que aceptarlo. En un asunto así, no se les debe preguntar a los hijos. Pero tampoco tienen la obligación de querer a las posteriores parejas de los padres.

Petra: Pero los tribunales sí que lo preguntan.

Bert Hellinger: Lo sé, pero no importa. Yo aquí hablo de psicología. Si los padres arreglan el asunto entre ellos, a los hijos se les ahorra el tener que decidirse entre los padres.

Muchas veces existe también la idea de si la custodia de los hijos se adjudica a uno, éste los tiene y, al mismo tiempo, se los quita al otro. No puede hacerlo. Esa madre o ese padre sólo tiene a los hijos viviendo en su casa. Pero no puede quitárselos al otro. Los hijos siempre son de ambos padres, y hay que negociar de manera que los hijos sepan que ambos padres seguirán siendo padres para ellos, aunque ya no sean pareja.

Cuando alguien gana un pleito por un niño, todos pierden. Por ejemplo, cuando una madre ha abandonado a su marido, se ha llevado con ella al hijo en común y le prohíbe a éste el contacto con su padre.

El niño quiere a ambos padres por igual. Por esa razón el resultado debe ser que el niño pueda amar a ambos padres y que el miembro de la pareja que decida o deba irse pueda dejar al niño con el otro miembro de la pareja con amor.

La separación 

No siempre a un niño le resulta fácil renunciar a los deseos profundos que como niño tuvo en relación con su madre. Muchos tienen la fantasía que la madre es todo.  Ellos esperan todo de ella. Mientras lo sigan haciendo seguirán siendo niños. La persona adulta sabe que la madre podía haber hecho mucho más. Pero es suficiente con lo que ella hizo. Si algo falta, la persona podrá obtenerlo en algún otro lugar. Entonces la madre podrá tener su paz.

Forma parte de la separación de los padres que el niño les diga: “Gracias. Yo recibí mucho de ustedes y eso es suficiente. El resto lo haré yo mismo. Y ahora los dejo en paz. Ustedes ya hicieron su trabajo, ahora yo haré el mío. Yo traspaso lo que ustedes me regalaron”. En ese momento los padres tendrán su paz y el niño tendrá la suya. Ellos están separados y sin embargo se tienen unos a otros. Los padres conservan al hijo y el hijo conserva a sus padres. Y no obstante ellos están separados.

Cuando, por el contrario, se hacen reproches el niño dice: “Me falta algo, ustedes todavía me deben algo”. En ese instante el niño mira a los padres en lugar de mirar la vida. De esa manera será incapaz de actuar. En tanto que alguien les haga un reproche a sus padres y todavía espere algo de ellos no podrá tomar aquello que sus padres sí le dieron. Si él lo tomase podría ver: es tanto lo que me dieron que no hay espacio para ningún reclamo más. Estas expectativas sobre los padres impiden la acción.

TOMADO De los Entrenamientos Intensivos Internacionales de Bert Hellinger

20/06/2016

HONRAR A NUESTROS PADRES

…En resumen, todo se deriva de la relación con nuestros padres, nuestro libre  fluir en gran parte depende de ello y gran parte se repite de generación en generación.

Honrar a nuestros padres incluye sentir agradecimiento por el regalo de la vida, es un acto de amor que con nada podremos retribuirlo a ellos, mas si podemos retribuirlo a los que nos siguen, la mejor manera de darles un homenaje es tomar aquello que nos dieron desde el corazón y hacer cosas grandes con eso.

Con profundo amor y agradecimiento hacemos reverencia ante su vida,  tengamos presente que ellos también fueron hijos  y también tuvieron padres. Al recibir la vida de nuestros padres estamos comprometidos a tomar lo que ellos nos pueda dar, y así al recibir la vida los hijos no pueden añadir, ni suprimir, ni rechazar nada como un acto de humildad de lo recibido.

¿Cómo honrarlos? Con un acto de amor, ya sea que estén o no aun con vida, podemos visualizarlos e inclinarnos ante ellos  en una posición totalmente sueltos, soltando brazos y cabeza, dejando salir toda aquella emoción, alegría, felicidad y también toda carga que esto represente. Este acto de amor nos pone en sintonía con la vida y con el amor.

Agradecer nos regala un vinculo que nos marca toda la vida, si bien es cierto que no podemos regresar el tiempo para resarcir alguna actitud, alguna circunstancia que hoy veo desde otra perspectiva, esta mirada  nos otorga comprender la compasión que nos regala el amor, como adulto, asumir la responsabilidad de lo que vivo hoy y destrancar los nudos que pudieron formarse en algún tiempo.

Sanar estos vínculos a veces puede resultar doloroso por las huellas que persisten, las heridas ocasionadas, pero es como el paciente que se somete alguna operación, es indispensable acudir a las curaciones  para que la herida sane de la mejor manera. Así este es un trabajo diario que nos permite reconectarnos con la vida  y con los demás. A continuación los pasos que recomienda Bert Hellinger para honrar y sanar nuestros vínculos.honrar-a-papa

¿Qué pasos seguir para sanar mi relación con mis padres? 

*Reconocer que no existen fórmulas mágicas, por muy buenas que sean las técnicas actuales de terapia si les otorgo el poder sanador, estoy dejando de asumir mi responsabilidad interna que es la que realmente me lleva a hacerme consciente.

*Comprender que hicieron lo que mejor sabían hacer. Cada uno de nuestros padres está sometido a sus propios padres, con sus dinámicas de vinculación particulares. Con las costumbres de su época. Aprendieron con nosotros por ensayo y error con las herramientas que tenían.

*Aceptarlos tal y como son. Cuando yo como hijo quiero cambiar a mis padres estoy asumiendo el papel de padre y me lleno de soberbia con ello, rompiendo la ley de vida, por ello efectivamente fracaso. Algunos padres efectivamente abandonan o maltratan…eso es real, pero esa aparente imperfección nos da un regalo, porque nos otorga la posibilidad de amarlos como son.

*Renunciar a creerme mejor que mi padre o madre. Porque la vida se encargará de demostrarnos que los terminaremos haciendo igual o pero que ellos. La vida compensa la humildad.

*Avanzar hacia la vida en lugar de quedarnos anclados en los reclamos y los juicios, que lo que vivimos nos sirva de experiencia, para hacer algo bueno con ello, para vivir una buena vida. Porque si mantengo el sufrimiento no habrá valido la pena nada de lo que hicieron.

*Aprender a cuidar de ti es hacerte responsable de tus sueños y metas y dedicárselo a esos dadores de vida, porque gracias a ellos puedes hacerlo, independientemente si los conociste o no, de los abusos o maltratos. Porque ellos viven dentro de ti, gracias al legado que te dieron aquí y ahora.

*Respetándolos como grandes, eso en ningún momento implica que tú te vas a quedar a su lado y que se encarguen de ti o que tienes que hacer lo que te dicen. Es comprender que lo que dicen está lleno de su visión de la vida y que es válido para ellos. Tampoco procurar que hagan lo que deseas o creerte que sabes que es mejor o peor para ellos.

*Y sobretodo Agradeciendo lo que te dieron, porque gracias a eso estás  hoy aquí y puedes  pasar tu vida a otros. El restablecer los vínculos amorosos con tus padres es un camino  a llevar  mejores  vínculos con tus hijos y tus relaciones en general.

Bibliografía: Bert Hellinger, Los ordenes del amor.